la “primera vez” con tu pareja sea fabulosa

diciembre 20, 2007

La pasión está. Conoces a alguien y sientes que ya es el momento para pasar de lo emocional a lo físico. Pero ¿cómo hacer para que la primera vez no sea una noche más, que 20060512043531-pareja.jpgfácilmente se olvide?

El más frecuente tipo de encuentro para tener sexo por primera vez es con alguien con quien usted ya tiene una relación previa.

Llamaremos a este tipo “sexo de relación”. El sexo de relación significa que ambos entienden que pueden seguir viéndose y hablando inclusive después de tener sexo. De hecho, sería absolutamente normal que el sexo de relación ocurra después de que usted haya estado viéndose por mucho tiempo sin que “pase nada”.

En este escenario el sexo no es el comienzo de una relación, sino la profundización de ésta. Es también muy común que una relación comience con un encuentro sexual. Si el sexo es bueno, usted puede desear ir más lejos en la relación y ver si se puede conectar en otros niveles importantes e intentar en conjunto que la relación persista. Esto puede inclusive terminar en convivencia o en matrimonio.

Estas son las reglas que debería seguir el sexo de relación:

1- El consentimiento mutuo es obligatorio. Además de esta regla hay otras que tienen que estar presentes:
2- El respeto absoluto es obligatorio.
3- El cuidado mutuo es obligatorio.
4- La comunicación abierta y honesta es obligatoria.
5- La amabilidad y caballerosidad son la norma, y lo “salvaje” sólo es permitido si es mutuamente consentido

LAS REGLAS

1. El consentimiento mutuo es obligatorio. ¿Si usted o ella no gozan, cuál es el punto? Recuerde que no estamos utilizando al otro como objeto, tenemos que ser cariñosos. Es correcto que uno de los dos intente cosas porque a la otra persona le gusta que haga eso, pero tienen que ser consentidas previamente, y no impuestas por la fuerza.

 

2. El gran respeto es obligatorio. El respeto implica que usted está enterado de lo que la otra persona desea. Usted está dispuesto a descubrir de qué son capaces ambos en materia sexual. Su amante pudo haber sido dañada psicológicamente o emocionalmente en las últimas relaciones que tuvo.
De hecho, en la mayoría de los casos casi todos fueron desilusionados alguna vez. En el otro extremo pudieron haber experimentado abuso sexual cuando eran niños. Pueden sentirse inseguros por su sexualidad. Pueden tener autoestima baja como amantes. Pueden ser absolutamente inexpertas en técnicas sexuales.
Usted debe ser extremadamente paciente y sensible a los límites de su sexualidad. Por lo tanto, respete a su pareja y déle el tiempo necesario para que se sienta bien al lado suyo.

3. El cuidado es obligatorio. El amor se da y se recibe siempre como un regalo. El sexo sin amor puede ser un gran sexo, pero si se le agrega cuidado el sexo puede transformarse en un calor que conecte dos corazones y almas.
Éste sexo va más allá de la técnica. El sexo con cuidado deviene de dos amantes plenos. El sexo con amor proviene de los amantes desbordados. El cuidado permite conectar los movimientos sexuales para lograr la creación de una conexión espiritual más profunda.
La mayoría de los hombres desean una conexión emocional y la mayoría darán la bienvenida a una experiencia más espiritual del sexo, pero están asustados y todavía no saben como lograrlo. La mayoría de las mujeres requieren en cambio una conexión emocional como entrada para lograr un sexo con cuidado.

4. La caballerosidad se utiliza según lo requerido, y la “rudeza” se utiliza según lo deseado mutuamente. Con consentimiento mutuo cualquier cosa está bien. Pero es generalmente mejor comenzar con más caballerosidad y progresar a más impetuosidad lentamente, pues así va aprendiendo lo que ella desea y a su vez lo que a usted le gusta de ella. Muchas mujeres son apasionadas y “juguetonas” mientras se sientan bien seguras. Pero si usted no ha establecido un alto grado de confianza con ella, lo “salvaje” puede terminar prematuramente con lo que podría haber sido una relación sexual apasionada y a largo plazo.

5. La comunicación abierta y honesta es obligatoria. Hable de sexo. Dígale lo que a usted le gusta y lo que no. Una buena manera de hacer esto es ofrecer las opciones A y B y preguntar cuál le gusta más a su pareja. Esto evita el daño a los egos frágiles a los que los hombres jóvenes son tan propensos cuando están aprendiendo a ser amantes.
Si un hombre escucha, “a mi no me gusta eso”, es muy fácil que sienta que está lastimando a su pareja y esto puede hacer que se retire, se enoje o reaccione de alguna otra manera inadecuada.
Pero si usted le da a su pareja, por ejemplo, la opción entre tocar sus pechos de una manera u otra, y pregunta cuál es la mejor para ella, usted no tendrá su ego lastimado y aprenderá más rápido el gusto de ella. De esta manera un amante común se transforma en un gran amante.

Si usted necesita estimular su imaginación para saber qué intentar, lea cualquiera de los varios manuales del amor disponibles en librerías especializadas. Y luego utilice alguna de las técnicas allí explicadas para descubrir las preferencias de su mujer.

Una vez que usted se considere honesto con sus actitudes entonces podrá moverse con comodidad en los aspectos físicos de amar: como el acto en cuestión, el juego previo, el juego posterior y todos los momentos jugosos que tiene el sexo.

En Oriente hay una tradición antigua llamada “el amante guerrero”, donde el hombre se prepara física, emocional, y mentalmente para la “gran batalla”. Esto no es para dominar o derrotar a su amante sino para provocar lo mejor en ambos y alcanzar nuevas alturas en la sexualidad.

La idea de crear el ambiente correcto para hacer el amor puede parecer artificial o calculada, pero allí también se encuentra el arte del gran amante. Un lugar aislado, unas velas, buena música, un buen vino, una comida especial, sábanas limpias pueden sonar como una escena trivial de una vieja película pero todavía funcionan. Las mujeres aman ser adoradas y crear un lugar especial para amarlas demuestra que usted la adora también.

Sepa que el juego previo es muy importante para llevar a una mujer a la satisfacción sexual. El mismo puede llegar a despertar la pasión y llevarla al punto máximo de su deseo. Pero también es muy importante el después. Luego de hacer el amor toda la noche, usted se levanta y se quiere ir como si ya todo hubiera acabado.

Pero su amante no quiere que se vaya. Tómese el tiempo necesario y haga el esfuerzo de demostrar su aprecio y tenga el cuidado de tratarla con palabras suaves y compartir el desayuno por lo menos. Es una ventaja seguir siendo la misma persona cariñosa que era horas antes de concretar el acto. Salvo que no quiera verla más.

Finalmente, aunque esto no tendría por que ser dicho, practique siempre el sexo seguro. Utilice condones para tener sexo seguro. Más todavía cuando tiene relaciones por primera vez con esa persona. Recuerde que el sexo seguro por primera vez significa que nadie saldrá lastimado y podrán seguir siendo amantes por mucho tiempo.

Caricias tantrica

septiembre 25, 2007

Aumento del deseo sexual

Lo primero que hay que hacer para practicar el sexo tántrico es no hacerlo. Aunque suene raro esta postura, los practicantes más acérrimos a esta práctica sexual recomiendan hacer el amor una sola vez al mes ya que de esta manera se acumula energía sexual.
Puede que a ti te parezca demasiado tiempo y no quieras esperar tanto tiempo. Pero sino tanto, sí te recomendamos dejar pasar unos cuantos días, para que aumente el deseo entre vosotros. Esta espera logra resultados maravillosos.

Prepara la habitación

El ambiente es muy importante, es un factor calve para que el sexo tántrico sea satisfactorio. Ilumína la habitación con velas blancas, perfumadas… ten a mano aceites para los masajes…coloca flores frescas en jarrones.

Una música suave favorece muchísimo la relajación. Además, puedes preparar algo de comer (comida suave: piezas de fruta, etc.) y algo de agua prepara para los momentos de descanso.
Desconectad los teléfonos móviles, descolgad el teléfono de casa…en resumen, asegúrate de que nada pueda interrumpirte.

La respiración es muy importante

En el sexo tántrico, el ritmo lo lleva la respiración. Sentaos uno frente al otro y comenzad a respirar pausadamente y sincronizados.
Debéis conseguir que cuando uno exhale, el otro inhale. La idea es que uno respire el aire del otro.
Tienes que sentir como el aire recorre todo tu cuerpo. Con los ojos cerrados, poco a poco te irás evadiendo y entrarás en un estado de meditación.

Las caricias

 

Es hora de acariciar y masajear a tu pareja. Usa algún aceite y masajéale con movimientos lentos y suaves. Circulares primero, de arriba hacia abajo, después. Explorando todo su cuerpo. Eso sí, en esta fase abstente de acariciar los pechos y los genitales. Eso vendrá más adelante.
La duración de esta fase depende de vosotros, aunque lo recomendable es de 15 a 20 minutos.

Besos y caricias

Cada vez estás más próxima a tu pareja, más unidos. Ahora recorre todo su cuerpo con tu boca, con tus besos y deja que él también lo haga.
Acuéstate y permítele que acaricie tus pechos, siente su lengua lamiendo y besando tus pezones.
Déjate llevar por las sensaciones. Recorre toda la longitud del pene y deja que él acaricie tu vulva con suavidad y dulzura.

Penetración tántrica

Antes de pasar a esta fase, descansad un poco. Seguid respirando en forma pausada. Es el momento de la penetración.
Pero en el Tantra la penetración es completamente distinta a la conocida. En el Tantra, el hombre no hace el amor a la mujer sino que son dos universos que se conectan y abren paso. La penetración es sólo un paso más del acercamiento de los cuerpos.
La penetración al principio debe ser estática. El pene se queda inmóvil dentro de la vagina y la pareja continúa acariciándose suavemente.

Tras unos instantes, comenzarás a notar cómo la vagina se relaja por completo y comienza a moverse rítmicamente por sí misma. Por su parte, el pene se mueve, cómo absorbido por la vagina.  

Alargando el orgasmo.

Si la erección del hombre es muy fuerte y  está próximo a la eyaculación, debéis volver a los ejercicios de respiración y a las caricias suaves. También, puede apretarse con dos dedos la zona del perineo (entre el escroto y el ano) para evitar la eyaculación.
Después de dos o tres horas de caricias tántricas, vuestros cuerpos estarán inmersos en el punto más alto de excitación y sentirás que sois un solo cuerpo.

Dejándoos llevar por las sensaciones placenteras, podréis finalizar lenta y suavemente el coito, hasta que se produzca el orgasmo y éste os llene de placer. Un placer nunca antes experimentado.

Poder de la mujer

agosto 11, 2007

Que sea más común “agarrar” y el que se haga en público, no significa que haya dejado de tener sanción de parte de los adolescentes: por algo es “en mala”. En su lenguaje, lo hacen “las perras” y los hombres se convierten en “cafichones”.

Josefina Lecaros S.

Fiesta de octavo básico. Todo previsto para que salga perfecta: lista con nombres y apellidos, dos matrimonios en la puerta, carpa que limita la fiesta, luces y música ad hoc, rica comida. La fiesta es en efecto todo un éxito. Pero en un rincón, tres parejas -tienen entre 14 y 15 años- se besan realmente “agarrados” el uno al otro. Ante la mirada atónita de una de las madres, una de las niñitas aclara: “Sí poh, se embalaron en mala…”

Qué hay detrás

A la revolución hormonal de la primera adolescencia se suma una fuerte crisis respecto a su identidad -con la consiguiente inseguridad- y a sus valores. Cuando a todo esto se agrega la crisis valórica objetiva que hay en la sociedad, cuya erotización golpea, hiere, marea y confunde a los adolescentes… entonces, tenemos una mujer perdida. Una mujer que es la que siempre ha sabido poner el tono, el acento, en las primeras relaciones con el sexo opuesto.

Según Andrea Huneeus, psicopedagoga y famosa por sus charlas a jóvenes sobre el pololeo “las mujeres han perdido conciencia de sus poderes mágicos respecto a los hombres y buscan atraerlos en forma equivocada”. Explica: “Comono saben engancharlos profundamente y es tal la urgencia de que las coticen, lo hacen de una manera superficial, carnal. Incluso a algunas les da asco besarlos, pero lo superan con tal de sentirse pescadas por los hombres”.

Los poderes mágicos de las mujeres

Para evitar esos enganches falsos, y como es la mujer la que tiene el sartén por el mango, lo mejor es explicarles a ellas cómo se hacen las verdaderas y profundas conquistas amorosas. Para ello, hay que hacerles tomar conciencia de sus “poderes mágicos”.

> Primer poder mágico: Tengo la capacidad de atraerlos

A través de su feminidad, la mujer es capaz de atraer a los del otro sexo. Pero las niñas de hoy buscan seducir como ven en los video clips y en las teleseries. Se trata de una seducción sexual, con movimientos de baile púbicos, y no de la coquetería natural que es la que engancha realmente al hombre. De ahí la importancia de que noten toda la feminidad que se expresa en la gracia al caminar, en la finura al hablar, en una sonrisa, en el movimiento del pelo o de las manos. Así sabrán cómo usar estas armas que les ha dado la propia naturaleza para atraer al sexo opuesto “en buena”.

> Segundo poder mágico: Yo sé lo que quieren los hombres

 

Y lo que quieren no es el embalarse en mala. Lo que realmente anhelan es que los coticen, que se interesen por sus temas; necesitan sentirse muy importantes porque ellos también están inseguros. Si una niña le pregunta al amigo por “sus” cosas, lo hace sentirse importante, le demuestra su capacidad de oír… y, de esta forma, ella lo captura. Pero lo que muchas veces sucede es que bailan entre ellas, no los cotizan, juegan a la indiferencia, no les ofrecen algo para tomar o comer. Ante esta indiferencia femenina, ellos acumulan mucha rabia y con su orgullo herido las castigan a su vez con el látigo de la indiferencia: no las convidan, no llegan a sus fiestas o si van… se cambian luego a otra. O se vengan de ellas. ¿Cómo? Usándolas para un rato de placer físico, para luego vociferar por todas partes que “esa” es una “perra”.

> Tercer poder mágico:Puedo “domesticarlo”

 

En el buen sentido de la palabra, como el zorro en El Principito que busca quien lo cuide, lo quiera, lo atrape, lo domestique. Y para ello, nada mejor que el papá que explica a sus hijas como lo “atrapó” su mamá. Qué rasgos, qué actitudes de ella fueron -y siguen siendo- los que lo capturaron profundamente. A su vez, es la mamá la que le enseña a su hija a cómo peinarse, moverse, comer, mirar, hablar, pintarse, vestirse. Con su propia actitud, con la ayuda precisa, con pequeñas insinuaciones, como “esto te queda mejor, te realza el color de tus ojos”. Aunque el papá también tiene mucho que enseñar: desde cómo bailar decentemente, sin excitar al hombre poniendo el acento de la relación sólo en el plano físico, hasta cómo al hombre sigue chocándole -aunque no lo confiese e incluso lo niegue- el garabato en la mujer.

> La auténtica conquista

 Podría parecer que el objetivo primero de las relaciones entre hombres y mujeres a esta edad fuera la conquista amorosa. Efectivamente en los adolescentes hay un fuerte deseo de atraer al sexo opuesto, pero más que para enganchar en un pololeo temprano, es porque a través de la conquista van desarrollando ellas su feminidad y ellos su masculinidad.

En este sentido, a las mujeres hay que presentarles una visión atractiva y completa de su ser femenino. Porque su mayor riqueza no está en su poder para conquistar al hombre, sino en su capacidad de intuición, de estar en los detalles, de observación; en su facilidad para expresar cariño, en su fortaleza psicológica, en su sensibilidad, en su capacidad de amar y de ser madre.

Y, a consecuencia de esa riqueza femenina, de ese ser tan diferente al masculino, es que tiene la capacidad de atraer a los hombres. La conquista de su feminidad, por tanto, debe ser el primer objetivo de toda adolescente. Luego, a su debido tiempo, llegará la conquista amorosa. 

De hacerfamilia.net

Kamasutra 3D

julio 30, 2007

Esta version en 3d del Kamasutra resulta muy instructiva visualmente. No solo una imagen de modelos en 3d si no que puedes girarlos en 360 grados!! 

Así que ahora ver en el angulo que tu quieras esa posición que tanto conflicto te causaba. Da click aquí o en al imagen para entrar.  sacado

Descubre tus zonas erógenas

julio 22, 2007

Lo habrás leído más de mil veces: para excitar a un hombre o una mujer, no debes ir directo a sus zonas más privadas, sino recorrer sus zonas erógenas. Pero, ¿dónde están?

Sigue la ruta

“El término zonas erógenas fue introducido por Sigmund Freud. Él sugirió que nuestra sexualidad no puede enfocarse en nuestros genitales, sino más bien en la sensualidad y en la estimulación de muchas partes del cuerpo. Existen determinados lugares del cuerpo con mayor presencia de terminaciones nerviosas. Cada persona tiene más o menos la misma distribución de terminaciones, pero no todo el mundo responde de la misma forma a la estimulación en una zona en particular o al tipo de estimulación”, explicó la doctora Stacey Harkins, de la Universidad de Texas en Arlington.

Sigue este mapa y encuentra tu propio recorrido

Para que tengas una guía en esta aventura, Kerry McCloskey, autora de “The ultimate sex diet” y estrella de televisión, confeccionó una lista con todos los lugares del cuerpo que vale la pena recorrer. Tú dirás dónde preferirás pasar la noche…

El rostro del deseo

Boca, labios y lengua. En los labios y en la boca existen muchas terminaciones nerviosas y un apasionado beso es el mejor camino para expresar el deseo.

Párpados de los ojos. La delgada capa de piel que recubre los ojos es sumamente sensible. Además, con los ojos cerrados un beso puede resultar mucho más íntimo y seductor.

Oído y lóbulo de la oreja. Los oídos pueden ser muy sensuales debido al manojo de terminaciones nerviosas que poseen, lo mismo sucede con el lóbulo de la oreja. Este lugar tiene la particularidad de despertar el deseo cuando recibe un mordisco o un soplido suave. Algunas personas también experimentan placer en el canal auditivo, aunque debido a que es una zona muy delicada, hay que hacerlo con extrema suavidad.

Nariz. Frotarse las narices puede resultar un gesto excitante para ambas partes. Lo mismo si ambos se olfatean, puede conducirlos a una pasión animal.

Mente. Como dijo Raquel Welch, “la mente también puede ser una zona erógena”. Fantasear y hablarle seductoramente a la pareja puede aumentar también la excitación.

Otros puntos clave

Cuero cabelludo. Al deslizar los dedos a través del cuero cabelludo, se liberan endorfinas, consideradas como las hormonas del placer.

Cuello. Es un área muy sensible, especialmente en la zona de la nuca y en la región de abajo del cabello. Ten cuidado de no besar o chupar demasiado fuerte, ya que puedes dejar marcas, y esto puede ser muy embarazoso para tu pareja.

Muñecas. Hay una razón por la que las mujeres se perfuman esta zona: las muñecas son el lugar donde se toma el pulso. Los puntos del pulso son clave porque es allí donde se puede medir el ritmo del corazón, por lo que si besas o aprietas esta zona, prácticamente tendrás acceso directo al corazón.

Manos y pies. A través de la reflexología, tan popular en este último tiempo, podemos saber que hay algunos puntos en los que si se ejerce presión podemos generar relajación y mejorar la salud. Aparentemente,  en diferentes regiones de los pies y las manos se reflejan varios órganos y sistemas del cuerpo.

Estómago. Las caricias a lo largo y ancho de esta zona pueden encender tanto a hombres como a mujeres. Pero sobre todo, si se estimula un punto en especial, justo sobre la zona genital de los hombres. En muchos casos, si se presiona en este punto, se puede provocar una erección.

Espalda y hombros. Para que el masaje sea más erótico, focaliza en la parte inferior de la espalda. De esta manera, aumentará el flujo sanguíneo a la región pélvica.

Subiendo por los muslos hasta el pecho

Parte interior del muslo. Debido a que se encuentra muy cerca de la zona genital, las caricias en esta zona aumentan notablemente la excitación, en especial si las manos se acercan y alejan de los genitales.

Detrás de las rodillas. En su parte posterior las rodillas poseen una capa de piel extremadamente delgada, lo que genera que los nervios estén muy cerca de la superficie. Esto causa mucha sensibilidad.

Tobillos. Esta zona es especialmente sensible y también “cosquillosa”.

Pechos, areolas y pezón. Obviamente, son zonas de estimulación para la mujer. Pero también para el hombre. Muchos hombres no saben que pueden ser estimulados a través de sus pezones. Los pezones se ponen erectos cuando se cargan de energía sexual y el cuerpo segrega una hormona llamada “oxitocina”, también conocida como la hormona del placer. Algunas personas, tanto mujeres como hombres, hasta pueden alcanzar el clímax con las caricias en esta zona.

Encuentra una mina de oro

Ano, recto y glúteos. Muchas terminaciones nerviosas yacen en esta región. Sin embargo, no todas las personas responden de la misma forma al contacto en los glúteos y mucho más aún en la zona del ano. Para no provocar rechazo, primero pregúntale a tu pareja si le gustaría que lo acaricies “ahí”. Si asiente, hazlo en forma progresiva, no te apures. Existen muchos prejuicios que relacionan el placer en esta zona con una sexualidad indefinida, llévate por tus propias sensaciones y olvídate de lo que dicen los demás.

Perineo. Una de las zonas más erógenas del cuerpo. Se encuentra entre la zona genital y el ano, y contiene infinidad de terminaciones nerviosas. Muchos hombres responden al contacto en esta zona justo antes del orgasmo.

Genitales. Otra zona obvia, para la que no hace falta demasiada explicación. Lo que sí puede decirse es que cuando alcances este lugar, la intensidad será la que te hará perder la cabeza. Como ves, es el lugar perfecto para terminar tu búsqueda. ¡Haz encontrado el oro!

Ahora que conoces los secretos de tu cuerpo, ya puedes dibujar tu propio mapa. Sólo te restará enseñárselo a tu pareja para pueda encontrar el tesoro. ¡Éxito!

Zonas erógenas en la mujer

julio 22, 2007

Zonas erógenas en la mujer

 

Es tiempo de dar un paso más allá de los habituales, y focalizarse en las partes del cuerpo de su mujer que probablemente ha ignorado por mucho tiempo. De hacerlo, no solo su mujer disfrutará más del sexo, sino también usted, gracias a la mejor respuesta que ella dará a sus nuevos estímulos.

 Así como usted ama cuando su mujer se pone a veces por sobre su espalda para darle un masajeo profundo, a ella también le encantaría que usted acariciaría sus cuerpos en otras áreas, además de los senos, la vagina… y la cola.

 Por supuesto, esto no quiere decir que las mujeres no aprecien ser tocadas en las áreas genitales, pero, de vez en cuando, siempre es bueno probar algo diferente.

 Las diez zonas erógenas femeninas

 Pies 

Tanto si desea iniciar la relación sexual como si simplemente quiere ayudarla a relajarse luego de un día movido, el frotar los pies de su mujer logrará cosas increíbles. Utilice algún aceite de masajeo o crema para el cuerpo, y comience frotando cada uno de los dedos hasta llegar al talón. El Consejo: asegúrese de frotar sus pies con mucha presión, para no hacerle cosquillas. Y si los pies están limpios, chúpele los dedos más pequeños (antes de poner las cremas o aceites).

 Tobillos

 Tanto si hace el amor como si solo está comenzado con unas caricias estimulantes, coloque los tobillos de ellas en sus hombros y frótelos con masajes fuertes, con las manos hacia atrás. Acarícielos con sus manos y luego béselos, de un lado al otro. Un consejo: haga pequeños círculos con sus dedos para agregar erotismo. En este caso, nunca debe usar sus dientes.

 Detrás de las rodillas 

Si ella está de espaldas, levántele una pierna a la vez, para acercarse y besarle la parte trasera de la rodilla. Bese y lama suavemente todo esa área, y sus partes circundantes. El consejo: no mordisquee ni pase la lengua con mucha presión, ya que esta área, es más sensible a los toques suaves.

 Muslos

 Si ella está desnuda o llevando muy poca ropa, abra sus piernas y tómese unos minutos para acariciar la parte interior y exterior de sus muslos, con los dedos y los labios (pero no mordisquee). Y manténgase lejos de la vagina… por un tiempo. El consejo: Pase la lengua suavemente por el área ubicada al lado de los labios mayores de la vagina, y luego termine en su muslo superior con un lamido a presión.

 Abdomen 

Ponga su cabeza frente a ambos lados de la cintura de ella, y bese el abdomen de un lado al otro, de forma esporádica, para mantener la sorpresa sobre los lugares que besará. El consejo: Pase la lengua alrededor de su ombligo y frote suavemente la punta de su nariz en él.

 Espalda

 Una de las cosas más esplendidas para las mujeres, es darlas vuelta boca abajo, y lamerles y besarles suavemente la espalda, comenzando lentamente por su nuca y finalizando en la entrada de sus glúteos. El Consejo: Trate de que los besos y lamidos sean lentos y suaves, apenas rozando la piel.  

Manos 

Con las palmas de ella hacia arriba, use ambos pulgares de sus dedos para frotárselas suavemente, y utilice el resto de sus dedos para frotar simultáneamente el otro lado de la mano. Vaya hacia abajo con cada dedo hasta que haya logrado frotar la mano entera. El consejo: Ponga el dedo medio de ella en su boca, y chúpelo suavemente, para luego pedirle que ella haga el mismo, pero…

 Muñecas

 Nuevamente, con las palmas de ella hacia arriba, toque sus muñecas con las puntas de sus dedos, así como también los antebrazos, al tiempo que le habla de cosas lindas. Después que unos pocos minutos de caricias, use los labios, los dientes y la lengua para lamerla y mordisquearla suavemente en el centro de la muñeca. EL consejo: Mientras besa la muñeca, sostenga con su mano la de ella, contra su cara.  

Cuello

Tanto con las manos o la boca, a la mayoría de las mujeres les encantará que les corra el cabello lejos de la nuca, para acariciar esta zona suavemente, besarla, lamerla, y mordisquearla levemente.

 Orejas 

Acérquese a su oreja y cuchichíele algo como, “esta noche es tu noche”, para luego tomar su lóbulo con la boca y dejar que sus labios húmedos se deslicen por toda la oreja. También puede mordisquear suavemente los lóbulos. EL consejo: Antes de hacer nada de esto, separe con sus manos el cabello de ella lejos de su oreja.  

Cabeza

 Use las puntas de sus dedos índices y medios para acariciar su rostro. Entonces, use toda una mano para jugar con el cabello, para luego darle masajes en la cabeza con la punta de todos sus dedos. Hágalo suavemente. Un consejo: descanse la cabeza de ella en su pecho, y al hacer esto fíjese si tiene una reacción relajada y positiva.

 Zonas erógenas femeninas: lo que hay que recordar 

 Tanto si hace el amor como si simplemente quiere recrear un clima de juego luego de un día movido, debe saber que la mujer tiene muchas más partes erógenas que su vagina, nalgas, y senos.

 Además, esto también será un estímulo para usar otras partes de su cuerpo, además del pene y los testículos… ¡disfrute de su exploración

sensaciones con placer

julio 22, 2007

Caricias
Se suele acariciar utilizando la palma de la mano con largos movimientos a lo largo de la espalda, las piernas, los pechos, el estómago y los hombros. Caricias ligeras y suaves en la cara y las manos también pueden estimular. Para mejorar aún más la sensación estimulante de las caricias, envuelva ligeramente un pañuelo de seda alrededor de la mano antes de acariciar a su pareja o utilice un cepillo muy suave. Si usted o su pareja tienen el pelo largo, moverlo suavemente por encima del cuerpo de su pareja puede estimular mucho. También es posible utilizar la boca y los labios para acariciar el cuerpo entero, suavemente besando y lamiéndolo. Las caricias suelen estar presentes al principio del acto sexual y pueden durar desde diez minutos hasta media hora o todo el tiempo que les permita disfrutar.
x

Masaje
El masaje requiere de una mano firme y uno debería utilizar sus manos no exclusivamente para acariciar el cuerpo de su pareja, sino también, para manipular los músculos debajo de la piel. Se puede utilizar el masaje en un ambiente no-sexual para relajar y aliviar los músculos cansados, pero durante el acto sexual puede estimular más, porque ayuda a los dos a relajarse y sentirse listos para el coito. Lo ideal es turnar y masajear cada uno al otro. Es bueno empezar con la espalda y los hombros, pero el brazo superior y las piernas también pueden beneficiar de técnicas de masaje. Es necesario utilizar un buen aciete corporal para deslizar las manos sin arrastrar la piel. Entonces, esto es una buena técnica al principio del acto sexual para ayudarles a sentirse listos para el coito, sin embargo es mejor cuando haya suficiente tiempo para hacerlo – por lo menos treinta minutos-

x

Amasar ( como al pan)
Amasar es muy parecido al masaje pero más fuerte y firme. Normalmente se usan las manos semi cerradas para presionar con los nudillos y los dedos en los músculos, generalmente en la espalda y las nalgas ( Tenga cuidado. Esta técnica puede resultar dolorosa si se hace mal) hecho en el cuello y los hombros puede ayudar a relajar a los musculos duros. Siempre pregunte a su pareja si quiere este tipo de tocamiento. Puede ser una parte del masaje o algo separado a mitad del acto sexual. No debería durar más de diez minutos porque la sensación puede resultar dolorosa.

x

Frotamientos y rodeos
La acción de frotar puede ser a menudo muy estimulante, sobre todo si se hace con lubricante o loción de masaje. Utilize la palma de la mano para frotar en forma de círculo encima de las nalgas, los muslos, los pechos y la espalda para proporcionar una sensación de hormigueo. Se debe tener cuidado de no presionar demasiado fuerte porque puede resultar incómodo.
Los frotamientos son también muy estimulantes en el pene. Un apretón ligero pero firme con los dedos alrededor del pene suele ser muy estimulante para los hombres. Utilize un lubricante de buena calidad para ayudar a la mano a deslizarse de arriba abajo del pene sin tirar de forma incomóda el prepucio. Utilizando mucho lubricante y suavemente rodeando la cabeza del pene, prestando atención especial al frénulo ( en hombres sin circuncidar) suele ser muy estimulante para los hombres.
También puede ser muy estimulante para las mujeres. Una vez que este seguro/a que los labios vaginales esten bien lubricados pase un dedo a lo largo de un lado de ellos, alrededor del clítoris y baje por el otro lado de los labios. En cuanto esté totalmente estimulado, un movimiento circular alrededor de la zona del clítoris puede excitar mucho. Tenga mucho cuidado de no frotar o rodear directamente encima del clítoris porque puede resultar muy incómodo cuando la mujer este muy estimulada.
Se debe utilizar los frotamientos y los rodeos desde la mitad hasta el final del acto sexual y debería durar el tiempo que quieran.

Cosquillas y provocaciónes
Aunque esto puede resultar molesto en cualquier otro momento, durante el momento sexual puede añadir a una experiencia estimulante, si se hace con cuidado y comprensión. Estimulación intensa, alternado con tocamientos suaves con las puntas de los dedos y roce de los genitales, puede resultar extremadamente estimulante. Este enfoque puede ayudar a hacer el acto sexual muy duradero. La variación entre excitación fuerte y tocamientos suaves puede retrasar el orgasmo hasta que ambos estén listos. Golpecitos suaves en la zona del clítoris o en la cabeza del pene, o una vibración suave de la lengua en la punta del pene o clítoris puede provocar estimulación. Caricias muy suaves y provocativas estimulan mucho porque permiten al receptor querer tocamientos más fuertes y estimulantes. Alternando caricias suaves y fuertes en los muslos y la espalda puede mejorar la sensibilidad sexual y deseo durante el coito. Las cosquillas y la provocación deberían ser una parte desde la mitad hasta el final del acto sexual y deberían durar poco tiempo (de tres a cinco minutos) al gusto de cada uno.
x

Golpecitos y azotes.
Los golpecitos pueden ser ligeramente estimulantes, especialmente si se concentran en las nalgas y la zona genital. Golpecitos suaves y rítmicos en la zona vaginal y apretones ligeros, pero firmes, de la zona completa de la vulva al principio del acto sexual pueden ser muy agradables. A algunos hombres también les gusta que les hagan golpecitos suaves en los testículos, pero muy suave para evitar incomodidad. Golecitos suaves en la zona del clítoris es estimulante porque presenta una calidad de provocación que a muchas mujeres les gusta. Puede ayudar que la mujer sostenga la mano del hombre para ayudarle a tener la firmeza deseada.Los azotes también pueden estimular, pero se hacen únicamente con el acuerdo de su pareja y con mucha cautela. A algunos hombres y mujeres les gusta que les den azotes, con la palma de la mano, en las nalgas durante el coito. Tres o cuatro azotes firmes, pero de una fuerza controlada, en cada nalga suelen ser suficientes para la mayoría de la gente antes de convertirse en una experiencia dolorosa en vez de agradable. Cada uno debería tomar la iniciativa de su pareja y seguir todo el tiempo que parezca agradable. También es posible utilizar la parte de atrás de un cepillo, una caña pequeña ( el tipo que sostiene a las plantas puede valer), una regla o un trozo de cartón duro para dar azotes a su pareja. Sin embargo, se debe hacer con mucho cuidado y consideración por la resistencia de dolor de cada uno.

Se pueden utilizar los golpecitos a mitad del acto sexual, pero se debería guardar los azotes para más tarde, hacia el final de la estimulación. Cada pareja debe determinar la cantidad de tiempo para cada uno.

Lamer y morder.
La boca es el segundo órgano, en cantidad de terminaciones nerviosas que pueden proporcionar y recibir placer, tras la zona genital. Besar, lamer y morder pueden estimular durante los juegos sexuales. Lamer suavemente de los muslos, las nalgas, los pechos y los genitales puede ser extremadamente estimulante. Los rodeos lentos y suaves con la lengua alrededor de los pezones y por los muslos interiores pueden ser muy buenos al principio de los juegos, seguidos por lametazos más intensos a lo largo del pene o los labios vaginales. El cuello y las orejas también son altamente sensibles y la acción de lamer o besarlos se puede añadir al principio de la estimulación mientras su pareja acaricia otras partes del cuerpo.
A algunas parejas también les gusta morder, aunque es muy importante evitar con excesiva fuerza para no provocar heridas. Esto es porque se puede contagiar el SIDA y otras infecciones por el contacto con sangre infectada. Mordisquitos suaves que no rompan la piel están bien y pueden ser estimulantes en las nalgas y el cuello. Se debe evitar los chupones porque existe un riesgo de infección al llevar la sangre a la superficie de la piel, después formando un moretón ( a veces la sangre puede pasar desde la superficie de la piel a la boca al chupar)
Lamer puede ser muy intenso durante el sexo oral, entonces la pareja debería hablar y ponerse de acuerdo acerca de la duración. Se debe morder lo mínimo y únicamente cuando se sienta completamente seguro.
x

Pellizcos
La mayoría de la gente diría que los pellizcos no son agradables en circunstancias normales, pero durante el sexo pueden estimular a algunas parejas. Usted puede encontrar un pellizco suave del pezon estimulante, sin embargo otros lo pueden encontrar demasiado doloroso como para ser estimulante. También puede ser estimulante en las nalgas o muslos. Debe tener cuidado y pellizcar las partes del cuerpo con más carne, puesto que será más estimulante y menos doloroso que en zonas con menos carne, por ejemplo: las muñecas y las espinillas. Se deberían mezclar los pellizcos con otros tipos de tocamientos ya que puede ser muy incómodo sin ninguna otra forma de caricia. Antes de intentarlo, pregunte a su pareja su opinión acerca de este tipo de estimulación.La pareja debe determinar la cantidad de pellizcos deseados durante el sexo. Se debería evitar los pellizcos prolongados –únicamente unos segundos- porque se puede dañar la piel, especialmente en la zona sensible del pecho.

Tipos de Beso

mayo 18, 2007

Conoce los diferentes tipos de besos; seguro que tu conoces alguno más cuentanoslo y lo publicaremos aqui…

• “Trompita” o seco:Muy utilizado como saludo cariñoso. Puede dar pie a uno más apasionado. Sólo se trata de apoyar los labios de uno contra los del otro y ponerlos en forma de trompita. En algunos países es utilizado como un saludo común entre amigos, sin ningún tipo de connotación sexual.

• “Tímido”:

Significa que no hay demasiada confianza aún. No te preocupes, rápidamente se la adquiere. Quizás sea el primero de la relación o uno a las apuradas. Hay un mayor compromiso que en el caso anterior, pero aún la pasión no ha desbordado a los enamorados.

• “Alien”:

El que besa se apodera de la boca del otro, hasta dejarlo casi sin respiración. Es como si quisiera apoderarse del otro. Demuestra que es un ser apasionado.

• “Cazador”:

El que lo da es desbordado por la pasión y muerde los labios del otro. Se recomienda utilizarlo una vez, para no dejar secuelas. El que lo recibe siente que quiere ser “comido” por el otro, poseído.

• “De película”:

Al mejor estilo Hollywood. Mientras se besa, se inclina al otro hacia atrás, como invitándolo a estar más cómodo. Este estilo se impuso en las películas de los años ’50 y se convirtió en una clásico. Si bien no es utilizado con frecuencia, es muy romántico.

• “Apasionado o ardiente:

Es inevitable que con este estilo de beso suba la temperatura de los enamorados. Porque ambos se olvidan del mundo y están entregados a los sentidos. Sin duda alguna es uno de los más eróticos

• En el cuello:

Esta es una de las zonas más sensibles y eróticas del cuerpo. Complementa los otros estilos de beso e implica una mayor intimidad entre los amantes. El que lo recibe se entrega al otro.¿Conoces otros tipos de besos?,

El beso

mayo 18, 2007

El beso es el primer contacto con nuestra nueva pareja. Y ese primer contacto puede llegar a ser tan importante como para decidir basándonos en él si tendrá lugar una segunda cita o no. Quizás sean las mujeres las que más importancia le den a ese primer beso.

El beso es el primer contacto con nuestra nueva pareja. Y ese primer contacto puede llegar a ser tan importante como para decidir basándonos en él si tendrá lugar una segunda cita o no. Quizás sean las mujeres las que más importancia le den a ese primer beso.

El primer beso puede ser bastante preocupante para personas muy tímidas, que temen en extremo ser rechazadas. Para ellos un consejillo:Si quieres estar seguro que tu beso será correspondido, coge una mano de tu nueva pareja y colócala entre las tuyas. Si la retira, espera a una mejor ocasión. Pero si el/ella permite este contacto durante unos minutos e incluso coloca su otra mano libre sobre las tuyas, lánzate a por ese beso.Muchas personas, sobre los más jóvenes (y pasionales), confunden la acción de besar con la de pegar sellos: puro ejercicio lingüístico. Nada más lejos de la realidad.

El beso es todo sentimiento, y besamos de forma totalmente intuitiva, ya que no es asignatura en el instituto. Pero dentro de esa intuición, hay ciertas pautas lógicas que debemos tener en cuenta, por ejemplo:

  • Si estáis en un lugar público, evita emitir sonidos. No es muy agradable ir al cine y escuchar los sorbetones de la pareja de al lado.
  • Cuida tu aliento. Sobre todo si uno de los dos fuma el beso puede resultar como pegarle un lametón a un cenicero.
  • Si los dos usáis gafas, quítatelas antes de besar a tu pareja.
  • Y siempre, siempre, traga saliva antes de besar “con lengua”. Los besos húmedos están muy bien, pero chorreando no le gusta a nadie.

Y ahora pasemos a los diferentes tipos de besos. Dejaremos, por supuesto, a un lado los besitos esos que damos por compromiso a la familia y conocidos, y que hacen más ruido que otra cosa. Esos no cuentan.

Los besos “sin lengua”

Son los más sensuales. Pero no debéis limitaros al “muac” labios contra labios. Jugad con ellos. Atrapa uno de los dos tu pareja con los tuyos. Besa sus comisuras. Extiéndete por toda su cara, sus mejillas, su frente, sus párpados… Roza sus labios con la punta de tu lengua (sin llegar a introducirla en su boca) entre beso y beso.

Los besos “con lengua”

Comportan una mayor carga sexual. Si están bien dados, claro. En caso contrario, casi  revuelven el estómago y ya sabemos con quién no volver a salir en la vida. Porque no consisten en “meter la lengua hasta la garganta”, como muchos creen. También deberás tener en cuenta que tal vez a tu pareja le guste respirar de vez en cuando, así que no debemos agobiar con besos demasiado largos y profundos.

Cuando beses “con lengua” comienza introduciendo la punta de tu lengua suavemente en su boca para acariciar con ella la lengua de tu pareja. Juguetea dentro de su boca. Acaricia sus dientes, su paladar, explora su boca. Pero permitiendo que tu pareja también juegue en la tuya.

Lo mejor es alternar los dos tipos de besos para que resulte sensual y sexual al mismo tiempo.

Los besos pueden ser considerados una señal de amor, así que no olvides besar a tu compañero/a con la mayor frecuencia posible.

Beneficios

mayo 11, 2007

 BENEFICIOS DEL SEXO Tienes que leer esto ¡¡¡ Es entretenido !!! 

 ¿Sabias que se puede determinar si una persona es o no activa sexualmente por el aspecto de su piel?

1. El sexo es un tratamiento de belleza. Pruebas científicas han comprobado que cuando la mujer tiene relaciones produce gran cantidad de estrógeno, lo que vuelve el pelo brillante y suave. 

 2. Hacer el amor suave y relajadamente reduce las posibilidades de sufrir dermatitis, espinillas y acné. El sudor producido limpia los poros y hace brillar tu piel.

3. Hacer el amor quema todas esas calorías que acumulaste en esa cena romántica.

4. El sexo es uno de los deportes más seguros. Fortalece y tonifica casi todos los músculos del cuerpo. Es más agradable que nadar 20 piscinas ¡y no necesitas zapatillas especiales!

5. El sexo es una cura instantánea para la depresión. Libera endorfinas en el flujo sanguíneo, creando un estado de euforia y dejándote con un sentimiento de bienestar.

 6. Mientras más sexo tengas más posibilidades tienes de tener más. Un cuerpo activo sexualmente contiene mayor cantidad de feromonas. ¡Este sutil aroma excita al sexo opuesto!

7. El sexo es el tranquilizante más seguro del mundo. ES 10 VECES MÁS EFECTIVO QUE EL VALIUM.

 8. Besarse todos los días permite alejarse del dentista. Los besos ayudan a la saliva a limpiar los dientes y disminuye la cantidad de ácido que causa el debilitamiento del esmalte.

9. El sexo alivia los dolores de cabeza. Cada vez que haces el amor se alivia la tensión de las venas del cerebro.

10. Hacer mucho el amor puede despejar una congestión nasal. El sexo es un antihistamínico natural. Ayuda a combatir el asma y las alergias de primavera.